Este sitio nace como punto de encuentro para charlar de ciencia, pero tambien de historia, política o cualquier tema al que la actualidad nos lleve.
Si quieres hablar sobre algo, pasa y se bienvenido

lunes, 24 de octubre de 2016

¿Pero a quien hemos puesto al mando?

Les comento la jugada.  El actual líder del PSOE (aunque no crean, podría haber sido de cualquier partido, como verán mas tarde) sale ayer en una rueda de prensa, hablando de la próxima investidura del glorioso señor Rajoy. Parrafada va, parrafada viene para explicar el inexplicable desastre de los últimos días en el PSOE y que es lo que van a hacer. Así se pasa  hablando media hora para no decir nada, como suelen hacer los políticos.

Y en esto que no se le ocurre otra cosa que soltar que "Los diputados del PSOE deberán abstenerse [en la votación del investidura] porque hay un mandato imperativo del comité federal".   Paren maquinas.  Resulta que este señor es presidente del principado de Asturias desde el 2012. Ha sido diputado y senador por Asturias, durante mas de 12 años. Y eso sin contar los cargos internos. En definitiva, lleva en política toda su vida como quien dice. Pues bien, este señor parece no saber que la Constitución Española, en su articulo 67.2 dice que "Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo".


Alguien que ha sido (entre otras cosas) diputado 4 años, y senador durante 9, no sabe lo que la constitución dice sobre como funcionan los diputados.  Y este señor es ahora mismo (o eso parece) la persona al mando del principal partido de la oposición.


Pero no se crean, oigan, que en este cachondeo en el que hemos convertido España, tenemos para todos.  Un presidente del gobierno que cree que salir por una pantalla es dar una rueda de prensa, y que no sabe mencionar el nombre "de esa persona que usted dice". Un presidente de  Cataluña que le da medallas a alguien que afirma que el catalán tiene mas de 2200 años.    Jefes de la oposicion que se dedican a intervenir en directo en el "Salvame". Lideres de partido que afirman por activa y por pasiva que jamas apoyaran a fulanito, y en menos de 15 días pasan a pactar con el un programa de mas de 100 puntos. Presidentas de comunidad autónoma sin un trabajo conocido mas allá de su vida política, y nuevos políticos que afirman que personas condenadas por pertenecer a ETA son hombres de Paz.  Se diría que en la política española no cabe un tonto mas, pero no se preocupen que si nos apretamos alguno mas seguro que entra.


Lo mas triste de todo es que a estos señores los hemos votado nosotros. Si, si, ustedes y yo.  Y el vecino del quinto, ese tan pesado. También. Pero los importantes somos ustedes y yo. Porque somos responsables de quienes nos gobiernan.


Desde hace unos años, y como ya he comentado en alguna ocasión nos han vendido que lo importante en política no es lo que dicen o hacen, sino lo que nos hacen sentir. Y los políticos se han puesto a ello. ¿Alguien sabia quien era Miquel Iceta, hasta que  un día decidió echarse un bailecito en un miting? ¿Creen ustedes que Pedro Sánchez llamo al salvame para hablar de macroeconomía mundial? Por seguir con los bailecitos... ¿Que recuerdan ustedes de la entrevista a la vicepresidenta en "el hormiguero" aparte de sus dotes para los saltitos?


 Y lo peor es que hemos comprado todo esto.  Les hemos votado. No me malinterpreten, no me importa que un político sepa bailar mejor que yo (cosa poco difícil), o que vaya a cocinar con Arguiñano, o a echarse unas charlas con Bertin Osborne. Pero hemos mandado a esas personas al parlamento sin molestarnos en saber que aptitudes tienen aparte de saber ser simpáticos.   No sabemos que van a hacer en educación, o cuales son su méritos y capacidades para manejar la economía de un país mas allá de los cuatro esloganes que nos lanzan.  No sabemos si son buenos en lo suyo, si han sido capaces de hacer una carrera, si han trabajado alguna vez en su vida... No sabemos nada ni les exigimos nada, mas allá de que sus lideres sean guapos y caigan mas o menos bien.


Hasta que tienen que empezar a actuar y a mandar en el país, claro.

Entonces es cuando nos preguntamos: ¿Pero a quien demonios hemos puesto al mando?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada